TODA UNA EXPERIENCIA

Quiero dedicar este post al equipo de la Asociación Parkinson Madrid, liderado por Laura Carrasco, en agradecimiento al apoyo especial e ingenioso que nos han dispensado a los socios durante la pandemia. ¡Muchas gracias! ¡Va por ustedes!


Eran las 5:00 A.M, sí las 5 de la madrugada, y el viento de Levante traía un aire sofocante que me impedía dormir. Vamos lo que se conoce por “noche Toledana”.

La hora es importante pues os indica mi grado de off. Yo empiezo a tomar pastillas a las 6 de la mañana en la esperanza de poderme mover a eso de las 8:30. Me pasa lo que a la cafetera de los bares que tarda un buen rato en calentarse.

A esas horas la fuerza de gravedad, no es de 9,8 m/ seg2,  sino que parece que alguien me ha trasladado a Júpiter para que “disfrute” de la gravedad más alta del sistema solar: 24,7m/ seg2 , que me tiene incrustado al colchón. Cualquier movimiento requiere de una preparación estratégica previa además del consabido esfuerzo. ¿A que para muchos no hace falta que os describa más por lo familar que os resulta? Es la acinesia matutina, o vespertina (depende de por donde lo mires :).

Tras lograr desencastrarme de la cama decidí salir al jardín con los mismos andares que las muñecas de Famosa del anuncio de 1972. Para los más jóvenes y para los nostálgicos adjunto el link. 

A diferencia de las muñecas, yo llevo bastón y linterna.  ¡Vaya por Dios, después de tanto esfuerzo, afuera hacía un calor similar, pero agravado por el viento que soplaba como el que sale de las rejillas del metro! En ese momento trágico vi la piscina que me miraba prometiéndome un rápido alivio. Tal era mi desesperación que no me lo pensé dos veces: si tiene barba San Antón y si no, la Purísima Concepción.

Sé que muchos diréis que estoy loco, pero en mi descargo alego que la piscina tenía escalera Romana con pasamanos y que todos dormían con las ventanas abiertas debido a la calorina. Si la escalera hubiera sido metálica vertical ni se me hubiera ocurrido, ni harto de vino.

Apoyándome en el bastón y firmemente agarrado a la barandilla empecé mi descenso a los alivios. En cuanto mi cuerpo entró en el agua se operó el milagro. Los duendes de la piscina me trasladaron de inmediato, no a la tierra, sino a Mercurio donde la gravedad es de solo 3,7 m/s2, la más liviana del sistema solar. Me movía perfectamente, podía dar zancadas bajo el agua, el dolor habitual de espalda había también cesado por arte de birlobirloque. Comencé a nadar a crol pero con auténtico estilo, tras cada brazada sacaba la cabeza para respirar cada vez por un lado como mandan los cánones. 

No me lo podía creer. Seguí a braza, a espalda y haciendo un alarde, a mariposa que hacía años que no practicaba. Estuve nadando 30 minutos sin parar y como si nada. En el agua no había Parkinson ni madre que lo parió. 

Para salir volví a repetir la jugada: barandilla y bastón. En cuanto la mitad de mi cuerpo hubo salido del agua, los duendes me abandonaron donde me habían recogido, en el mismísimo Júpiter. Era como en el cuento de la Cenicienta cuando en el reloj sonaron las doce. Afortunadamente como iba descalzo no perdí el zapato. Me costaba aceptar la experiencia metamórfica, así que me dije, “mañana otra vez” y así lo,hice al día siguiente a las 5.00 volvía a sumergirme con idéntico resultado.

Ya no lo pude repetir más pues tras la segunda inmersion tuve una caída en la calle llevando a mi nieto en mis brazos. Para protegerle y evitar caerme encima de él, realicé una cabriola, de las de Charlot,  en el aire y caí del lado contrario, al intentar parar el golpe con la mano me rompí la muñeca y 7 semanas en el dique seco con una “fresquita” escayola decorada por mis nietos y rehabilitación que todavía sigo haciendo.

He empezado a investigar las razones de la metamorfosis, pero eso será motivo de otro post.

!Algo tendrá el agua cuando la bendicen!: Proverbio castellano.

Fdo. Javier Freundlich

9 comments

  1. Queridos Alno88, Susana y Sofiä:

    Hoy salgo para Estambul con la mano a medio rehabilitar, y por supuesto con Mr Parkinson que últimamente está muy pesado y me acompaña a todas partes. A mi vuelta daré cumplida respuesta a vuestros comentarios, ahora solo quiero agradeceros vuestra participación.

    No penséis que soy superman, lo puedo hacer gracias a los excelentes servicios para personas con movilidad reducida de los aeropuertos europeos que además son gratuitos y que os animo a todos a que comprobéis su calidad. Lo mejor las personas que te llevan.

    Un abrazo

    Javier Freundlich

  2. Javier, estoy recientemente incorporado a las filas de los parkisonianos. No he tenido tiempo de leer tantísimo como se ha publicado sobre la EP, desde todas las perspectivas, asociaciones, pacientes, médicos de diversas especialidades, etc…pero si he leído lo suficiente como para distinguir una perla cuando la veo relucir en un fondo marino oscuro…Estoy hablando de tus escritos, por extensión de tu sentido del humor. que nos permite sacarle la lengua a esta enfermedad. La nuestra es una abstinencia involuntaria de movimientos fluidos, que conste, no es una elección. Pero siempre podemos sonreir, aunque sea una sonrisa interior, una de las mejores terapias. Gracias.

  3. Javier: No dejo de sorprenderme cada vez que leo tus post, me pregunto.¿cómo Javier convierte algo doloroso y y serio en algo refinadamente simpático?Me alegro que estés mejor , se nota que te cuidas y te cuidan.

    Sofía

  4. me ha encantado leerte… que curioso tengo la misma sensacion en el agua que tu…es otro mundo, nado con mi musica preferida tb a crol..y por los dos lados jiji..pero como mas identificada me sentí hoy es con las muñecas de famosa aun sigo sonriendo..gracias por el relato..

  5. Querida Marta:

    Sí, como “la sirena varada” de.Alejandro Casona que impedía que los personajes de la obra huyeran de su realidad.

    Varadas pero en el fondo sirenas.

    Muchas gracias

    Javier Freundlich

  6. la gravedad en ka cama no llego a ponerle exolicacion,LLega un momento qeu sol puedo moverlos piesy las manos,y con mucho reisgo de frsctura, Como podemos luchar contrs esto<'

    un abrazo

    1. Querido Carles:

      En mi post “SOBRE LA MARCHA II: ¿CÓMO FUNCIONA EL CEREBRO?”, lo explico y doy el truco para soslayar la situación, no en la cama, sino ante bloqueos, pero el método es similar. Consiste en utilizar el otro circuito del cerebro, pasar de movimiento inconsciente a voluntario consciente.

      En el post de hoy cuando digo “Cualquier movimiento requiere de una preparación estratégica previa además del consabido esfuerzo“ hago referencia a lo que explico en el post de la marcha, que espero que te sea útil.

      Muchas gracias por participar.

      Un saludo

      Javier Freundlich

Deja un comentario