LEY ORGÁNICA DE REGULACIÓN DE LA EUTANASIA

Seguimos con el tema de la muerte (Ver posts del 9 de octubre de 2018, PREPARANDO EL ULTIMO VIAJE, del 22 de octubre de 2020 REPENSAR LA MUERTE EN TIEMPOS DE COVID-19 y de la semana pasada sobre el Documento de voluntades anticipadas). Le cojo el testigo a Sofia para hablar de un tema que debe ponerse sobre la mesa: la eutanasia.

Haces unas semanas, el Congreso aprobó la ley orgánica de regulación de la eutanasia. Desde Neurofriendly os queremos informar, de forma neutra, de lo que se ha aprobado con el fin de que podáis tomar las decisiones que más os convengan en vuestro Documento de Voluntades Anticipadas (DVA) o Documento de Instrucciones Previas, como lo denomina la ley,  pues se amplía el número de opciones posibles y se establecen los requisitos para poder solicitar la prestación. Buen momento para revisar los posts en que os explicamos cómo se completa y registra el DVA de la semana pasada.

A lo largo de la historia no siempre se  ha respetado la voluntad del paciente. En Alemania entre 1939 y 1945,  275.000 discapacitados, enfermos crónicos…. fueron asesinados en seis hospitales creados para este fin.

Lo primero es decir que la ley no solo regula la eutanasia activa voluntaria, sino que también regula el suicidio asistido. Vamos a ver qué significa.

La ley define la eutanasia como: “el acto deliberado de dar fin a la vida de una persona, producido por voluntad expresa de la propia persona y con el objeto de evitar un sufrimiento”

La prestación se puede dar de dos maneras:

  • 1.ª) La administración directa al paciente de una sustancia mortal por parte del profesional sanitario competente.
  • 2.ª) La prescripción o suministro a la persona por parte del profesional sanitario de una sustancia, de manera que esta se la pueda auto administrar, para causar su propia muerte. Esta modalidad se llama suicidio asistido.

¿Quién puede solicitar la prestación?

Todos aquellos pacientes en los que concurran todas y cada una de las siguientes circunstancias, que…

  1. Sean mayores de edad
  2. Tengan nacionalidad española o sean residentes en España un mínimo de 12 meses
  3. Estén en pleno uso de sus capacidades, con plena capacidad de obrar y decidir.
  4. Sufran un padecimiento grave, crónico e imposibilitante o una enfermedad grave incurable causantes ambos de un sufrimiento físico o psíquico intolerables.
  5. Hayan solicitado la eutanasia de forma voluntaria y fehaciente en dos ocasiones.
  6. Haya sido informado en ambas ocasiones por escrito sobre su proceso médico, las diferentes alternativas y las posibles actuaciones, incluidos los cuidados paliativos.
  7. Entre ambas solicitudes hayan transcurrido 15 días.
  • En el caso de que no se cumpla el requisito 3 sobre las capacidades, se articula también la posibilidad de solicitar esta ayuda mediante el documento de instrucciones previas o equivalente (DVA).

No voy a entrar en los detalles del proceso ni del  procedimiento. Hasta aquí la información.

Ahora quiero daros mi opinión, insisto la mía, la de Javier Freundlich como ex usuario de una unidad de dolor durante 2 años y persona que vive con una enfermedad neurodegenerativa.

Nos hemos ido a lo fácil y barato.

Sé que para algunos lo que voy a decir les sonará a utópico, pero en mi opinión el camino correcto consiste en dotar a la red sanitaria de unos servicios de paliativos eficientes, que se preocupen de los que sufren, sean terminales o no, de forma holística, integral  y eficaz. Cuando digo sufrimiento me refiero a sufrimiento físico y psíquico y tanto del enfermo como del entorno. Se dice en una frase. ¿Te imaginas que fuese una realidad? ¿Qué pudiesemos encontrar consuelo eficaz pacientes y cuidadores en unidades especializadas?

Algún día os contaré mi experiencia en la unidad de dolor que, de no ser por la calidad humana, la ternura, y la disposición a compadecerse de los sufrimientos y miserias ajenas, es decir de la misericordia de los “escasos” profesionales que allí trabajaban, sería para prenderla fuego.

«Muerto el perro, se acabó la rabia!». (Refrán Castellano)

Un saludo,

Firmado: Javier Freundlich

Fotos Flicker: Fotos de camisetas de Santi Ochoa y Huppake, Tim Kwee.

7 comments

  1. Javier gracias por tu explicación de la LORE y óptima tu opinión sincera y directa sobre el tema. Intentare ser breve y clara (no escribo como tú, que eres un «mago de la pluma») .
    Seguramente la clave esté no en el extremo de la sacralidad de la vida ni en el extremo de la sacralidad de la autonomia,el equilibrio y diálogo entre ambas es necesario, así como el sentirnos parte de una sociedad con la que compartimos contradicciones pero también valores. Creo que hemos llegado aquí , a regular el suicidio asistido y la Eutanasia (sin adjetivos) no porque sea un tema nuevo sino, en parte, porque la medicina se ha equipado de una «pomposa tecnociencia» con la que puede prolongar la vida hasta límites insospechados y encara la muerte como un fracaso y no como parte de la vida. Así,en el camino queda gente que sufre , créeme, en el sistema, falta humanidad y humildad. La mejora de los cuidados paliativos es necesaria, pero para nada suficiente , siempre quedará fuera gente que ni los necesite , pero que considere que ha llegado al límite de su sufrimiento, lo complicado es que OTRO le diga cuál es su límite o que le diga que no ha sufrido bastante.
    Me posiciono como tú , pero yo desde mis cerca de 30 años como enfermera intensivista, como antropóloga interesada en Bioética y en el tema de la muerte como hecho cultural, además como paciente con Parkinson : Considero la LORE un logro social mejorable pero importante y me siento feliz por ello, como dijo el otro Javier «se hace camino al andar». Como paciente, con una enfermedad neurogenederativa, progresiva e incurable, me tranquiliza tener la LORE «haciendo camino» a mi lado, porque amo la vida con calidad y dignidad.
    SOFIA

    1. Querida Sofía:
      Muchas gracias por considerarme un “mago de la pluma”, pero he de decirte que tu pluma está cargada de nitidez y de sabiduría, como preconiza tu nombre.
      Suscribo plenamente tus observaciones, especialmente las dos últimas:

      A/ ¿Quién fija el nivel de sufrimiento para acceder a la prestación?, ¿con qué criterios? Para que no quede el tema como una discusión teórica y nos podamos hacer una idea de la dimensión del mismo aporto un dato: el 21% de los pacientes extranjeros que solicitan el suicidio asistido en Suiza no tienen una enfermedad letal, sino “ESTÁN CANSADO DE VIVIR” (Fuente: Dignitas)

      B/“Como paciente me tranquiliza saber….”Otro dato para subrayar la importancia de la tranquilidad que supone el que exista “un plan B”: El 70% de los extranjeros que solicitan la prestación de muerte asistida en Suiza no utiliza el servicio, lo hace por “si acaso”. (Fuente: Dignitas)

      Gracias por tu nítida y sabia aportación. Creo que para poder responderos a Javier, a Vicente y a ti con más claridad necesito un post nuevo, pues estando de acuerdo con vuestras observaciones tengo una discrepancia de base, que es la que me motivó a escribir sobre la eutanasia y que por prudencia y al ser la primera vez que daba mi opinión sobre una cuestión no la saqué a colación.
      Hasta un próximo post sobre el tema

      Javier Freundlich

      1. Javier estoy esperando ese nuevo post con la misma «tensión» que esperamos las vacunas contra el CCVID!!!! La Eutanasia no es un tema fácil, comentarlo desde la serenidad y el conocimiento, es útil y enriquecedor.

        sofia

  2. Estoy totalmente de acuerdo con Javier, en lo referente al tem
    de la unidad de cuidados paliativos que en muchos casos ni se la conoce,ni se la ve, ni se la espera
    En referencia a la Ley de la Eutanasia, creo que hemos dado un pequeño paso hacia adelante ya que ha pasado de ser DELITO PENAL, a tener una ley que regula dicho aspecto.
    Insuficiente. Pero al menos hay una legislación que ampara la actuación de muchas personas .y lo que estaba fuera de la Ley,tiene una cierta cobertura legal.. por algo se empieza
    Como bien decía Machado» Caminante no hay camino se hace.camino al andar «……..
    Aquí queda mucho camino.a recorrer

    1. Querido tocayo:

      Muchas gracias por participar. Como bien indicas queda mucho camino por recorrer, y además lo hemos iniciado por el final. La eutanasia tendría que haber sido regulada al final del camino de “saneamiento” de los servicios paliativos, para los limitados casos excepcionales que quedasen fuera del ámbito de estos servicios.

      Un saludo

      Javier Freundlich

      1. ¡Buenas!, a mí me parece que no todo (o todas las situaciones, mejor dicho) encajaría dentro de paliativos. En cuanto a éstos, sí que parecen «un marrón» que se pasan unos a otros: especializada, primaria, alguna asociación, etc.
        ¿Que se ha empezado por el final?, posiblemente; ¿Que habría que definir, con más claridad (y regular, y dotar, etc.) los servicios de cuidados paliativos? seguramente.

      2. Querido Vicente:

        Muchas gracias por tu aportación. Hay y habrá muchos casos que se queden en “tierra de nadie” difíciles de acotar, tienes razón.

        Como le indicaba a Sofía: el 21% de los pacientes extranjeros que solicitan el suicidio asistido en Suiza no tienen una enfermedad letal, sino “ESTÁN CANSADOS DE VIVIR”, ¿cómo y quién define el nivel de cansancio vital?

        Hasta un próximo post sobre el tema

        Javier Freundlich

Responder a SOFIA Cancelar respuesta